Rita

     La miro con ternura. Rita ha compartido conmigo tantos años de independencia que es triste tener que separarme de ella por culpa de esa inoportuna alergia que Laura, la mujer con la que he hecho planes de futuro, tiene a los gatos.  No ha sido fácil, pero ya he tomado esta decisión que Rita parece adivinar cuando, ronroneando, me devuelve su mirada agradecida. 

2 comentarios:

Unknown dijo...

Genial!!
Pocas palabras para decir tanto!

Luciano Montero dijo...

Es que los ojos y la piel de una gata tiran mucho.
El micro me parece estupendo.