Tren de regreso

   Había un tren fantasma que sólo los días más tristes del invierno transitaba la vieja vía por la que ya no pasaban los demás trenes y paraba en una antigua estación que poco a poco iba borrando el olvido. Sólo los que soñaban historias lo esperaban allí y podían subir en él para convertirse en viajeros del tiempo. Quienes se sentaban mirando hacia delante avanzaban en el calendario, mientras que aquellos que se acomodaban de espaldas al sentido de la marcha, retrocedía a algún punto de su pasado. Así que decidió subirse a uno de su vagones para volver años atrás, cuando todavía estaban juntos. Reconoció su parada por ser aquella en la que sintió que recuperaba la alegría de vivir y al apearse en ella se fue directo a casa sin entretenerse con los amigos, los de entonces, en el bar. Lo primero que hizo al llegar, aprovechando que ella aún no estaba, fue recoger la muda usada el día anterior que, como siempre, se había dejado tirada en el suelo del baño, cerró la tapa del inodoro, le puso el tapón al gel y sin perder un minuto más, llamó al que fuera su mejor amigo para pedirle, resentido, que no se le ocurriera aparecer nunca más por allí.


(Relato publicado en la página "El Bic Naranja: Viernes Creativos" y escrito a partir de la foto propuesta)


No hay comentarios: